El fin del verano vuelve a incrementar el desempleo y a reducir la ocupación en Madrid

  • Se trata del peor mes de agosto desde el año 2012

04/09/2018.
Temas
Trabajador de hostelería en Madrid

Trabajador de hostelería en Madrid

La Comunidad de Madrid ha terminado el mes de agosto con 354.113 personas paradas registradas, un incremento de 4.410 parados respecto al mes anterior.

Agosto suele ser un mes en el que las cifras de paro empeoran por la finalización de las actividades estacionales, pero este año además se dan circunstancias que agravan esta situación: este mes de agosto sigue a un mes de julio en el que descendió la ocupación en Madrid, el incremento de de más de 4.400 personas desempleadas sitúa a 2018 como el peor mes de agosto desde 2012.

La variación interanual del desempleo que mide la evolución del paro en los últimos doce meses es de 29.194 personas desempleadas menos, lo que arroja un descenso en las cifras del desempleo más lento que en años anteriores e insuficiente para salir en un plazo razonable de la crisis de empleo que todavía deja sentir sus efectos en la Comunidad de Madrid. Estos datos alertan de que, como viene reclamando CCOO, el empleo está estancado y sigue siendo uno de los primeros problemas de la región y una prioridad para todas las administraciones.

El desempleo vuelve a dar, además, un peor dato para las mujeres. Mientras que el incremento del paro registrado entre los hombres no llega a 1.600, entre las mujeres se registran 2.812 paradas más. Este peor comportamiento del desempleo entre las mujeres es una tendencia durante todo el 2018, de manera que cuando el paro disminuye lo hace más entre los hombres y cuando aumenta lo hace más entre las mujeres. El resultado es que la brecha de género no solo no se corrige sino que se incrementa. En Madrid hay, al finalizar el mes de agosto, 209.449 paradas registradas frente a 144.664 hombres.

Respecto a los sectores, es el sector de los servicios el que concentra el mayor incremento del desempleo (con 4.380 personadas desempleadas más, y un incremento del 1,6%) seguido de la industria (con 153 parados más y 0,7 puntos respecto al mes anterior) mientras que en el resto de sectores y parados sin empleo anterior el desempleo se ha reducido.

La foto que arrojan los datos de este mes de agosto en materia de empleo se completa con una afiliación a la Seguridad Social de 3.083.596, lo que supone 36.595 afiliaciones menos que en el mes anterior. Y esto se suma al mal comportamiento que tuvo en el mes de julio, con lo que los últimos dos meses arrojan una pérdida de casi 50.000 afiliaciones en Madrid. De hecho, al finalizar agosto tenemos el mismo nivel de afiliación a la Seguridad Social que al terminar diciembre de 2017.

Paralelamente la contratación en el mes de agosto arroja la cifra de 174.217 contratos firmados. De ellos, el 83,3% son contratos temporales y mayoritariamente contratos por días. Un claro indicador, para CCOO de Madrid, de que la “salida de la crisis” no se está haciendo sobre bases sólidas, que se apoyen sobre un incremento de la actividad, sobre en sectores con capacidad de crear empleo continuado en el tiempo, y sobre una ocupación de calidad, que para este sindicato son la garantía de un empleo estable y resistente a nuevas situaciones de crisis.

Junto con la situación del empleo, otro dato muy preocupante en la Comunidad de Madrid sigue siendo la desprotección que sufren las personas en paro. Tan solo 175.603 personas paradas recibieron una prestación en el mes de julio (de ellos 111.755 recibieron prestación contributiva). El resto de los más de 367.000 demandantes no ocupados (personas que quieren trabajar y no consiguen un empleo) que registró la Comunidad de Madrid en julio no reciben ningún tipo de prestación, de forma que se trata de una de las comunidades con menor protección a las personas desempleadas y en un claro riesgo de incrementar los problemas de pobreza y desigualdad en Madrid.

Ante todo esto, CCOO de Madrid reclama que el empleo debe ser la prioridad de todas las administraciones madrileñas, y especialmente del gobierno de la comunidad, que debe tomar nota del estancamiento que vive la región y colocar el impulso a la actividad económica y el empleo de calidad como primera preocupación. Una preocupación que debe reflejarse en la intensificación del diálogo social para armar medidas que refuercen el empleo y en la elaboración de los próximos presupuestos que deberán abordarse en los próximos meses.

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.