La patronal de prensa diaria busca periodistas de tercera

    Sindicatos y patronal han iniciado las negociaciones del nuevo Convenio Colectivo Estatal de Prensa Diaria, tras perder su vigencia el anterior en diciembre de 2018. La Asociación de Medios de Información (AMI), la patronal de prensa diaria, pretende empeorar aun más las duras condiciones laborales y económicas de los trabajadores afectados por el convenio, con propuestas como aumento de jornada, supresión de los pocos complementos que contempla el texto en vigor y una mayor flexibilidad para contratar y aplicar descuelgues salariales que permitan pagar sueldos más bajos.

    02/04/2019.
    Convenio de prensa

    Convenio de prensa

    Esas propuestas figuran entre los criterios con los que los editores de prensa han acudido a la primera reunión de negociación del VI Convenio Colectivo Estatal de Prensa Diaria, un convenio en el que la mayoría de los trabajadores a quienes se aplica cobra un salario anual de 20.433 euros brutos, tras un aumento de horas de trabajo aplicado en 2013 y una subida salarial media en 2018 de solo el 0,5%, que tampoco llegó a todos los grupos profesionales. Son sueldos muy alejados de los que pagan desde hace años algunas de las empresas editoras asociadas de AMI, como Prisa, que en diciembre acordó una subida salarial del 2% para los trabajadores con sueldos anuales inferiores a 40.000 euros; Vocento, que va a aplicar las cláusulas automáticas de revisión salarial en sus convenios, o Unidad Editorial, que abonará a su plantilla una paga variable por haber conseguido los presupuestos del grupo previstos para 2018.

    Frente a un convenio con una situación tan precaria, la parte social ha optado por una plataforma donde se recoge la adaptación de las tablas salariales a la última subida del Salario Mínimo Interprofesional, un incremento de salarios del 3%, mejorar la compensación por festivo trabajado y percepción de plus dominical, o la supresión de las categorías de auxiliar y ayudante de redacción, que en la práctica se usan para tener a periodistas con sueldos más bajos que los de un redactor.

    Para AMI nada de esto es asumible. En cambio, ha presentado a la negociación unos criterios que para la parte social son una absoluta vergüenza en pleno siglo XXI. Son criterios con los que se busca empeorar y acercar más el texto del Convenio al Estatuto de los Trabajadores, alejándolo cada vez más de los convenios de empresa que los propios asociados de la patronal de prensa diaria aplican.

    Los sindicatos presentes en la mesa de negociación -Comisiones Obreras (CCOO), Unión General de Trabajadores (UGT), Federación de Sindicatos de Periodistas (FeSP) y Confederación Intersindical Galega (CIG)- consideran una broma que la patronal quiera usar la negociación para reducir a la mínima expresión un Convenio que ya es de mínimos. Si las reivindicaciones de la parte social son justas y quieren acercar a los periodistas de Prensa Diaria a las condiciones de muchos otros trabajadores de prensa en España, la patronal plantea medidas que crearán la figura del periodista de tercera, más precario si cabe.

    La representación de los trabajadores pide públicamente a los editores que reflexionen acerca de las condiciones de sus plantillas, ahora que AMI insiste en que sus asociados apuestan por el rigor y la profesionalidad como fórmula para combatir las malas prácticas del periodismo, ahora que los editores presumen del aumento de ingresos por la vía digital y dan por segura la transformación del negocio tras más de una década de crisis.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.