Basta ya, tampoco seas cómplice en el trabajo

    Machistas acosadores, maltratadores machistas: no, la situación no se les va de las manos. Simplemente, son malas personas.

    23/04/2020.
    Recursos para víctimas de violencia de género durante la emergencia sanitaria del Covid-19

    Recursos para víctimas de violencia de género durante la emergencia sanitaria del Covid-19

    “A menudo se niega o se quita importancia a la violencia perversa en la pareja y se la reduce a una mera relación de dominación. Una de las simplificaciones psicoanalíticas consiste en hacer de la víctima cómplice e incluso responsable del intercambio perverso, esto supone negar la dimensión de la influencia, o el dominio, que la paraliza y que le impide defenderse, y supongo negar la violencia de los ataques y la gravedad de la repercusión psicológica que se ejerce sobre ella”
    Marie-France Hirigoyen

    Si estamos de acuerdo que quien continuamente abusa, agrede, obliga, violenta, para someter a otra persona es un violento, un abusador y que quien lo hace continuadamente a otras personas es un delincuente, cretino, maltratador, por qué no podemos aplicarlo a los maltratadores machistas. Estos tampoco son buena gente, aunque puedan parecerlo.

    Debemos dejar de excusar los comportamientos de quienes agreden a las mujeres y de poner el foco en ellas o pensar que es una cuestión de pareja y que ella debería hacer algo. Debemos dejar de responsabilizar a las mujeres víctimas para culpar a quien realmente lo es: el maltratador. Hay que acabar con esa idea que tienen algunos hombres de que por el hecho de serlo tienen más derechos que las mujeres a determinados comportamientos e incluso pueden llegar a agredirlas. Basta ya de vigilar a las mujeres, de juzgar sus actos y ser comprensivos con el comportamiento perverso del maltratador. Aunque pueda parecer afable, no lo es si maltrata ni son las circunstancias hace que se le vaya de las manos, son mala gente.

    Estamos viviendo momentos de sacrificio para toda la humanidad debido al virus, pero ahora, con la vuelta paulatina al trabajo, no dejemos que una parte sufra más sacrificios. Extrememos las precauciones y auxiliemos a las mujeres maltratadas también desde nuestro puesto de trabajo. Desde allí también podemos salvar vidas. No dejes que pase lo que vislumbras y ayuda a denunciar la violencia que sufren las mujeres víctimas de violencia de género. Ahora más que nunca: ni un paso atrás. #NoSeasCómplice

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.