Política de cookies

Este sitio usa cookies propias y de terceros para facilitar la navegación y obtener información de estadísticas de uso de nuestros visitantes. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón 'Aceptar' o configurarlas o rechazar su uso pulsando el botón 'Configurar cookies'

Para más información consulta nuestra Política de cookies

Configuración de cookies

Desde aquí puede activar o desactivar las cookies que utilizamos en este sitio web, a excepción de las de técnicas, que son imprescindibles. Si no selecciona ninguna opción, equivale a rechazar todas las demás cookies.

Cookies técnicas y de sesión, estrictamente necesarias

Sesión: PHPSESSID, SERVERID, Incap_ses_*_* y visid_incap_*

Permiten mantener la coherencia de la navegación y optimizar el rendimiento del sitio web, son imprescindibles

Técnica: config

Guarda la confiruación de cookies seleccionada por el usuario

Cookies de terceros

Google Analytics: _gat, _gid y _ga

Utilizamos estas cookies para obtener información de estadísticas de uso de nuestros visitantes. Están gestionadas por Google, puedes consultar su política de cookies haciendo clic aquí

Facebook: _fbp

Cuando mostramos información incrustada de la red social Facebook, se genera automáticamente esta cookie. Está gestionada por Facebook, puedes consultar su política de cookies haciendo clic aquí

Twitter: eu_cn, ct0, guest_id y personalization_id

Cuando mostramos información incrustada de la red social Twitter, se generan automáticamente estas cookies. Están gestionadas por Twitter, puedes consultar su política de cookies haciendo clic aquí

Política de cookies

F.E. SERVICIOS CIUDADANIA informa que este sitio web usa cookies para

  1. Asegurar que las páginas web puedan funcionar correctamente

  2. Recopilar información estadística anónima, como qué páginas ha visitado la persona usuaria o cuánto tiempo ha permanecido en el sitio web.

  3. Mostrar contenido de redes sociales, siempre relacionado con información de la organización de CCOO.

Informamos que contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas a la de CCOO que podrá decidir si acepta o no cuando acceda a ellos.

A continuación encontrará información detallada sobre qué son las cookies, qué tipo de cookies utiliza este sitio web, cómo puede desactivarlas en su navegador y cómo bloquear específicamente la instalación de cookies de terceros.

  1. ¿Qué son las cookies?

    Las cookies son archivos que los sitios web o las aplicaciones instalan en el navegador o en el dispositivo (smartphone, tablet o televisión conectada) de la persona usuaria durante su recorrido por las páginas del sitio o por la aplicación, y sirven para almacenar información sobre su visita.

    El uso de cookies permite optimizar la navegación, adaptando la información y los servicios ofrecidos a los intereses de la persona usuaria, para proporcionarle una mejor experiencia siempre que visita el sitio web.

  2. Tipología, finalidad y funcionamiento

    Las cookies, en función de su permanencia, pueden dividirse en cookies de sesión o permanentes. Las primeras expiran cuando la persona usuaria cierra el navegador. Las segundas expiran cuando se cumple el objetivo para el que sirven (por ejemplo, para que la persona usuaria se mantenga identificada en el sitio web) o bien cuando se borran manualmente.

    Adicionalmente, en función de su objetivo, las cookies utilizadas pueden clasificarse de la siguiente forma:

    • Estrictamente necesarias (técnicas): Son aquellas imprescindibles para el correcto funcionamiento de la página. Normalmente se generan cuando la persona usuaria accede al sitio web o inicia sesión en el mismo y se utilizan para identificarle en el sitio web con los siguientes objetivos:

      • Mantener la persona usuaria identificada de forma que, si abandona el sitio web, el navegador o el dispositivo y en otro momento vuelve a acceder a dicho sitio web, seguirá identificado, facilitando así su navegación sin tener que volver a identificarse

      • Comprobar si la persona usuaria está autorizada para acceder a ciertos servicios o zonas del sitio web

    • De rendimiento: Se utilizan para mejorar la experiencia de navegación y optimizar el funcionamiento del sitio web

    • Analíticas: Recopilan información sobre la experiencia de navegación de la persona usuaria en el sitio web, normalmente de forma anónima, aunque en ocasiones también permiten identificar de manera única e inequívoca a la persona usuaria con el fin de obtener informes sobre los intereses de la persona usuaria en los servicios que ofrece el sitio web.

    Para más información puedes consultar la guía sobre el uso de las cookies elaborada por la Agencia Española de Protección de Datos en https://www.aepd.es/sites/default/files/2020-07/guia-cookies.pdf

  3. Cookies utilizadas en este sitio web

    A continuación, se muestra una tabla con las cookies utilizadas en este sitio web, incorporando un criterio de "nivel de intrusividad" apoyado en una escala del 1 al 3, en la que:

    Nivel 1: se corresponde con cookies estrictamente necesarias para la prestación del propio servicio solicitado por la persona usuaria.

    Nivel 2: se corresponde con cookies de rendimiento (anónimas) necesarias para el mantenimiento de contenidos y navegación, de las que solo es necesario informar sobre su existencia.

    Nivel 3: se corresponde con cookies gestionadas por terceros que permiten el seguimiento de la persona usuaria a través de webs de las que F.E. SERVICIOS CIUDADANIA no es titular. Puede corresponderse con cookies donde se identifica a la persona usuaria de manera única y evidente.

    TABLA DE COOKIES UTILIZADAS
    CookieDuraciónTipoPropósitoIntrusividad
    PHPSESSID, SERVERID, Incap_ses_*_* y visid_incap_* Sesión Imprescindibles Mantener la coherencia de la navegación y optimizar el rendimiento del sitio web 1
    config 1 año Imprescindibles Guardar la configuración de cookies seleccionada por el usuario 2
    Google Analytics (_gat, _gid y _ga) 24 horas Analítica, de terceros (Google) Permitir la medición y análisis de la navegación en las páginas web 3
    Facebook (_fbp) 3 meses Terceros (Facebook) Mostrar información incrustada de la red social Facebook 3
    Twitter (eu_cn, ct0, guest_id, personalization_id) Sesión Terceros (Twitter) Mostrar información incrustada de la red social Twitter 3

    Desde los siguientes enlaces puedes consultar la política de cookies de terceros: Política de cookies de Google, Política de cookies de Facebook, Política de cookies de Twiter

  4. Deshabilitar el uso de cookies

    La persona usuaria en el momento de iniciar la navegación de la web, configuró la preferencia de cookies.

    Si en un momento posterior desea cambiarla, puede hacerlo a través de la configuración del navegador.

    Si la persona usuaria así lo desea, es posible dejar de aceptar las cookies del navegador, o dejar de aceptar las cookies de un servicio en particular.

    Todos los navegadores modernos permiten cambiar la configuración de cookies. Estos ajustes normalmente se encuentran en las Opciones o Preferencias del menú del navegador.

    La persona usuaria podrá, en cualquier momento, deshabilitar el uso de cookies en este sitio web utilizando su navegador. Hay que tener en cuenta que la configuración de cada navegador es diferente. Puede consultar el botón de ayuda o bien visitar los siguientes enlaces de cada navegador donde le indicará como hacerlo: Internet Explorer, FireFox, Chrome, Safari

    También existen otras herramientas de terceros, disponibles on-line, que permiten a la persona usuaria gestionar las cookies.

  5. ¿Qué ocurre al deshabilitar las cookies?

    Algunas funcionalidades y servicios pueden quedar deshabilitados, tener un comportamiento diferente al esperado o incluso que se degrade notablemente la experiencia de navegación de la persona usuaria.

  6. Actualización de la Política de cookies

    F.E. SERVICIOS CIUDADANIA puede modificar esta política de cookies en función de exigencias legislativas, reglamentarias, o con la finalidad de adaptar dicha política a las instrucciones dictadas por la Agencia Española de Protección de Datos, por ello se aconseja a la persona usuaria que la visite periódicamente.

    Cuando se produzcan cambios significativos en esta política de cookies, se comunicará a través de la web.

Lectura recomendada por la secretaria de las mujeres: LA MUJER MOLESTA

    Vivimos un momento histórico complejo, con grandes transformaciones sociales que nos conducen a un cambio de paradigma dominado por la tecnología y la deshumanización frente al que la clase trabajadora debe estar preparada ideológicamente para intentar impedir la involución en derechos y libertades, involución que se ceba con las mujeres. La formación, la lectura y la reflexión se hacen imprescindibles para encontrar respuestas y construir criterio para la intervención política y sindical. Aquí un recomendación de la Secretaría de las Mujeres de FSC-CCOO Madrid.

    16/11/2020.
    Portada del libro

    Portada del libro

    El libro titulado La mujer molesta. Feminismos postgénero y Transidentidad sexual de la filósofa y escritora valenciana Rosa María Rodríguez Magda es una lectura imprescindible para contextualizar y entender desde el pensamiento feminista las principales claves del fenómeno global que defiende el reconocimiento jurídico de la “identidad de género” y las consecuencias para las mujeres. Un ensayo de 152 páginas, ameno e instructivo, del que su autora dice que es una reivindicación de esa mujer molesta, del “nosotras, las mujeres” como colectivo necesario del feminismo, frente a quienes pretenden recluirnos en una abnegada complementariedad, pero también frente a quienes nos difuminan en la proliferación de los géneros.

    En el prólogo la autora expresa su preocupación por el hecho de que algunas propuestas, que en principio parecían emancipadoras, una vez cumplidas sus expectativas, tienen prolongaciones peligrosas, e incluso paradójicas concomitancias con el neoliberalismo.

    El análisis de la autora comienza con un recorrido histórico sobre las distintas respuestas que la filosofía ha dado a la necesidad del ser humano de reconocerse y definirse, de encontrar la identidad del yo, siendo que a partir de la Ilustración ese yo se tematiza más profundamente en la relación con la naturaleza, la vertiente social y su diversa implicación sexuada. Así pues, es el hombre el que aparece como sujeto del pacto social, inscrito en lo universal, mientras que la mujer se identifica con lo particular, ligada a su condición de hembra de la especie humana y a sus obligaciones como esposa, madre y ángel del hogar. Y será a partir de Freud cuando la identidad del yo y la identidad sexual queden unidas indisolublemente hasta constituir el sexo la verdad de nosotros mismos.

    Prosigue rastreando el origen y los momentos claves del término “género”, que surge en el ámbito clínico y sirve para dar nombre y explicar una nueva percepción de la realidad, a saber, la naturaleza no biológica sino cultural de lo que se conoce como feminidad o masculinidad. Desde su acuñación a mediados del siglo XX, el concepto de género ha sufrido lo que la autora denomina “deslizamientos epistémicos”, favorecidos por la naturaleza académica y difusa del término inglés gender, lo cual ha ido enmascarando la lucha del feminismo y la propia definición de mujer, de manera que actualmente se ha hipertrofiado y es la formulación del propio término la que condiciona la forma en la que percibimos la realidad (es decir, lo cultural ha adquirido la hegemonía explicativa). Se generalizan los Gender Studies, que se abren a todas las opciones sexuales, y a partir de la Conferencia de Beijing de 1995 los organismos internacionales y las instancias políticas nacionales asumen las investigaciones del género como marco teórico de referencia y la aplicación de la perspectiva de género como mecanismo contra la discriminación de las mujeres en las políticas.

    Revisa la relación entre el concepto género y los feminismos. Así, el feminismo de la igualdad tiene como objetivo alcanzar la emancipación superando la construcción del género, el feminismo de la diferencia lo rechaza y pretende reencontrarse con una identidad propia asentada en la diferencia sexual pero más allá de las teorías elaboradas por los hombres, y el queer o transfeminismo desea jugar con el género, alcanzar la libertad a través de transitar por las identidades marginales, fuera de la normatividad binaria que legitima el sexo entendido como construcción social.

    El hecho de que el vocablo “género” tenga la capacidad de tener diferentes significados ha resultado problemático, si bien en un principio permitió cierto avance de la teoría feminista al emplearse en lugar de “mujer” o “feminismo”. Sin embargo, lo que en un principio se creó con un sentido crítico político para significar desigualdad, subordinación y discriminación de las mujeres por el ejercicio del poder por los hombres, finalmente se ha despojado de esa carga política y ha pasado a significar diversidad, aceptación de identidades, roles y expresiones sexuales equivalentes. De ahí que todas las expresiones en las que se emplea el término -perspectiva de género, violencia de género- resulten vagas, poco precisas y equívocas frente a lo que se pretende denunciar y corregir. Las mujeres quedan así reducidas a ser una más de las variantes de la diversidad sexual y las estrategias políticas para corregir su desigualdad estructural se debilitan notablemente al mezclarse con políticas inclusivas de la diversidad. Lo inclusivo, por su imprecisión y su ambigüedad, de nuevo esconde la realidad subalterna de las mujeres.

    La autora enuncia la necesidad de construir un feminismo postgénero, entendido como un feminismo que se deshaga de la normalización del género. Repasa las argumentaciones de teóricas feministas (Firestone, Falcón, Haraway) en las que la tecnología era entendida como herramienta para la liberación de las mujeres. Sin embargo, el desarrollo de las tecnologías reproductivas ha sido asumido por el capitalismo y se ha convertido en una trampa para las mujeres, que mercantiliza sus úteros, las medicaliza y las disocia de la maternidad.

    Aborda con detenimiento el tema de la identidad y analiza cómo ha evolucionado de ser algo fijo, inmutable e introspectivo a convertirse en algo fluido y desmaterializado en la era posmoderna. Repasa cuál ha sido la influencia del estructuralismo y el postestructuralismo y cómo el constructivismo impulsa a los individuos hacia la gestualidad y a convertirse en espectáculo que se reinventa constantemente: a eso lo denomina “transidentidad”.

    Explica las claves que sustentan el nuevo paradigma de la Transmodernidad en el que nos hallamos, donde son claves de nuestra forma de entender el mundo la constante transformación, el desarrollo tecnológico y el cumplimiento de los deseos por encima de cualquier limitación. Lo transgénero y lo transexual surgen en este contexto como itinerarios personales posibles en un modelo social “trans”. La posmodernidad ha desintegrado las comunidades e instancias de referencia con la globalización; se han sustituido los conocimientos por la información y es la publicidad la que satisface los deseos de las personas, a las que se les ofrece a través de las plataformas comerciales y de las redes sociales no sólo objetos para tener sino también modelos de cómo pueden ser. Vivimos en una esfera emocional en la que desaparece la reflexión y se sustituye por la adhesión afirmativa o el rechazo tajante, prevalece el deseo individual y no se asume la frustración. Se debilitan los frentes aglutinadores y las movilizaciones de masas, tras la euforia, se disuelven sin dejar ninguna huella. Una consecuencia de esta fluidez e inanidad existencial es también el repliegue identitario hacia opciones como los nacionalismos, el fundamentalismo religioso o el reaccionarismo ultraconservador. Así mismo, repasa cómo ha evolucionado la consideración del sexo como elemento básico de nuestra identidad hasta llegar a la hipersexualización actual, que se debate entre la banalización y la violencia. El sexo mismo ha perdido todo carácter de certeza física para proliferar como multiplicidad de signos sometidos a la libre elección.

    Se detiene en las dos principales tesis de Judith Butler que más han incidido en la reformulación actual del género, que son la deconstrucción del sexo y del sujeto-mujer, propuestas que pretendían subvertir el sistema y que han acabado siendo perfectamente asumidas por el capitalismo financiero. Reflexiona sobre el nuevo modelo teórico de la transidentidad sexual, en el que lo que se convierte en hegemónico es la conceptualización “trans” aplicable a múltiples espacios y no un colectivo concreto, y analiza las claves del transfeminismo, en el que se relativiza la desigualdad entre los sexos y se busca la interseccionalidad y la alianza de colectivos oprimidos sin jerarquizar los vectores de opresión.  

    Analiza cómo se ha pasado de una posición naturalista en la consideración del sistema sexo-género a una constructivista radical, abandonando la perspectiva de lo biológico para concluir que todo viene determinado por la cultura y el lenguaje. Es a consecuencia de esta evolución que se pretende la emancipación reclamando políticas de reconocimiento de las identid ades sexualmente diversas, de modo que las políticas abandonan lo colectivo y se centran en lo subjetivo. También señala la peligrosa coincidencia entre estos movimientos y los postulados neoliberales en lo relativo a regulación de la prostitución o la pornografía, presentadas ambas como ejercicios de libertad, y la contradicción implícita en una tendencia que rechaza lo binario y al mismo tiempo reclama el reconocimiento en el mismo esquema y estereotipos binarios que rechaza.

    También habla de la incorporación del concepto de identidad de género a diversas normativas internacionales y nacionales a partir de 2006, año en que un grupo de especialistas redactaron los Principios de Yogyakarta, así como su asunción y promoción por distintas organizaciones e instituciones en todo el mundo. Analiza los conflictos inherentes en las leyes que pretenden garantizar el derecho a la identidad de género, que se proyectan estableciendo como principio de aplicación universal algo que es una excepción minoritaria, y que aceptan incluir en su articulado una definición de esa identidad como vivencia interna, sentimiento subjetivo, individual y que se autodetermina.

    Desgrana profusamente las implicaciones para el feminismo, entre las que estaría la relativización de la desigualdad de los sexos en cuanto a estructura básica, una vuelta a la invisibilización de las mujeres al sumergirlas en el mar de las diversidades, la proscripción de políticas de redistribución frente a las de reconocimiento, la invisibilidad de la historia emancipadora del feminismo, la minusvaloración del cuerpo de las mujeres, la transformación del lenguaje y la heterodesignación, entre otras. Se detiene en analizar cómo la fragmentación del cuerpo de las mujeres en caracteres elegibles, unida a la libertad neoliberal y a la biotecnología, está en la base de que el robo de la maternidad a las mujeres mediante la industria de los vientres de alquiler sea visto como algo posible y positivo.

    Analiza cómo la diversidad se ha convertido en un mantra del sistema, la desigualdad se ha transformado en diferencia y la solución política que se propone ha desplazado su eje de la redistribución económica al ámbito simbólico del reconocimiento. La gestión de la diversidad tiene la apariencia de que se avanza en cuestiones sociales mientras que en realidad lo sustancial no cambia. Sería lo que Nancy Fraser denomina “neoliberalismo progresista”, en el que se establece una alianza entre los movimientos sociales progresistas y los sectores de los negocios y los servicios para darle lustre a políticas que se han demostrado devastadoras para la clase media, sustituyendo la noción igualitaria y anticapitalista de emancipación por concepciones liberal-individualistas. Y también recoge los estudios de Daniel Bernabé en los que refleja cómo el exceso en la sobrerrepresentación de lo diverso, además de ocultar la inacción de las administraciones en el terreno económico, provoca un hartazgo en la mayoría de la población que no pertenece a esos grupos que mina las acciones colectivas y ha dado por superada la noción de clase social, además de favorecer la reacción ultraconservadora.

    La autora señala que la diversidad sexual se ha convertido en una trampa que oculta a las mujeres y les niega su especificidad para constituir una identidad compartida, reconstruir su genealogía y ser políticamente vindicativas. Propone recuperar el concepto “mujeres” en la teoría feminista y el sujeto “nosotras, las mujeres” en la acción política, y denunciar todos los conatos de borrado en las prácticas discursivas. Y explica citando a Alicia Miyares la diferencia entre lo que es la desigualdad estructural que padecen las mujeres por serlo y que forma parte fundamental de la estructura social, y la discriminación en función de rasgos que diferencian a los individuos del resto del grupo, lo cual provoca su expulsión del sistema pues no necesita de ellos para configurar su modelo social.

    La autora concluye conminando a la reflexión dentro el feminismo, a la autocrítica y al análisis de las estrategias y conceptos que sirvan mejor para alcanzar la transformación social que es necesaria. Pide revisar los aciertos del feminismo de la tercera ola y frenar sus excesos, y abordar un feminismo postgénero que nos permita deshacernos de los lastres identitarios del género, que asuma la diversidad y, pero que resuelva previamente la desigualdad estructural entre mujeres y hombres, que ligue la libertad al derecho y no al deseo, que desconfíe de la tecnología como panacea y de las reivindicaciones emancipadoras que coinciden con el capitalismo financiero, que salvaguarde como sujeto el “nosotras, las mujeres”.