Metro de Madrid externaliza las obras de mantenimiento de su red por 35 millones

    La Consejería de Transportes licita un contrato para cuatro años donde el criterio económico pesa un 80% en la adjudicación. CCOO ya ha denunciado la falta de personal propio para estos trabajos.

    10/10/2019.
    Metro de Madrid

    Metro de Madrid

    Abañilería, fontanería, saneamiento, cristalería… Metro de Madrid ha decidido dejar en manos privadas estos trabajos de mantenimiento y conservación de la infraestructura madrileña. Unos “oficios clásicos de las obras de construcción” que estarán externalizados durante los próximos cuatro años.

    Para ello, la empresa pública ha puesto sobre la mesa de las constructoras un total de 35,06 millones de euros. Una cifra que, salvo sorpresa, descenderá notablemente a la hora de adjudicar los numerosos lotes ya que Metro primará a quien baje más los precios. El criterio económico pesa un 80% en la adjudicación.

    De esta manera, estos trabajos en túneles, instalaciones auxiliares y grandes estructuras en estaciones dependerá de quien tire más los precios (sin incurrir en baja temeraria). “Es una externalización en toda regla”, denuncia Juan Carlos de la Cruz, secretario general de CCOO en Metro.

    De la Cruz alerta además del proceso de privatización (por partes) que se está viendo en la compañía ante la “falta de plantilla”: “Nos pasa también, por ejemplo, con el servicio de informática”. Sin ir más lejos, al inicio del verano, se lanzó la contratación de un servicio de mantenimiento de medidas de accesibilidad.

    En el caso del mantenimiento y conservación de la infraestructura, el dirigente de CCOO señala a la situación de la sección de obras: “Tenemos una sección de obras con 40 trabajadores y no dan abasto”.

    “Los dirigentes de Metro de Madrid gestionan así una parte del presupuesto público que reciben, destruyendo empleos con derechos y salarios decentes y favoreciendo a muchas empresas privadas [...] Es evidente que la Dirección actual ni está por desarrollar la empresa pública que dirige ni la salud de los trabajadores”, apostilla el sindicato en un comunicado.

    Es más, se reconoce que “el tamaño de la plantilla de personal propio, así como sus especializaciones impide abarcar toda la red y realizar todo tipo de trabajos”. Mientras, los avisos anuales recibidos por incidencias no se frenan. Según los últimos datos oficiales, en 2017 se gestionaron un total de 11.495.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.